Archive | October, 2012

Munchies, para un brunch occidental

24 Oct

Munchies1Munchies es la solución perfecta para uno de esos días en los que nuestro estómago nos pide un brunch occidental, abundante y sin demasiado glamour. El local es sencillo, con una decoración al más puro estilo estadounidense que muestran las películas de los bares de carretera de los años 80-90: sofás de plástico, mesas de colores y una decoración en las paredes que no acaba de cuadrar con la estética. Sin embargo, los desayunos son apetitosos, callan los rugidos de cualquier estómago y se adaptan a la economía de todos los bolsillos. 

Sus desayunos, más tipo brunch, se sirven de lunes a viernes de 8 a 11.30, y los fines de semana de 8 a 14 horas. Hay seis menús, que van de los 29 a los 39 rmb (casi, casi, un regalo). El llamado Omelettes, tiene tres variedades entre las que elegir, el western (de jamón, tomates, champiñones…), el de jamón y queso, y el vegetariano (con espinacas, cebollas…), todos acompañados de patatas fritas y dos salchichas. ElStuffed french toast es el preferido de los habituales de Munchies, también servido con sus correspondientes patatas y salchichas. Se puede elegir entre una french toast de banana y chocolate, de manzanas o de mora y queso crema. ¡Una buena carga calórica para empezar el día con energía! El menú de pancakes tiene pancakes sin nada (es la opción más económica, 29 RMB), pancakes de chocolate o pancakes de moras. The morning dew es la elección de los estómagos más hambrientos: 3 huevos, 2 salchichas, 2 trozos de tocino, 2 pancakes y patatas fritas. ¿Qué más se le puede pedir? El brunch de Huevos rancheros incluye tortilla, dos huevos, judías, queso feta y salsa jalapeña. El último, y no por ello menos interesante, Breakfast burrito, tortillas envueltas con huevos revueltos y tocino, judías,country potatoes, queso cheddar y salsa jalapeña. Todos, acompañados de una taza de café o de té.

Pero Munchies no solo se especializa en brunchs, también sirve comidas y cenas en esta misma línea. En su carta, hay hamburguesas (la doble con queso o la suiza nunca fallan, con acompañamiento a elegir), Cincinnat Chili (elthree way special, sobre spaghetti y con cheddar ya es suficiente), hotdogs, South of the border(cinco platos mexicanos, entre ellos enchiladas y burritos), sándwiches (para lo más clásicos) y ensaladas y wraps (el citrus mango wrap, que combina sabores, dulces y picantes, y que se sirve con una ensalada de fruta, es una propuesta interesante).Munchies3

¡No deje de probar los jugos y los smoothies!

Los mediodías del fin de semana el local suele estar bastante lleno, así que otra opción es pedirdelivery. Claro que habrá que tener un poquito de paciencia, porque no suelen ser de los que entregan a los 5 minutos de haber hecho el pedido.

Munchies es la cafetería a la que un día u otro todos acabamos yendo y, sin duda, repetimos, por comodidad, por sabor y por su buena relación calidad-precio.

Dirección: 974 Wuding Road // 武定路974号

Parada de metro: Jing’an Temple (Líneas 2 y 7).

Horario: De lunes a domingo, de 8:00 a 22:00 horas.

Teléfono: 021-6218 4616

Web: http://www.munchies.cn

Precio: Entre 30 y 90 RMB

Un buen lugar para… hacer un brunch y para ir con niños.

Publicado en Hola China. 30/08/2012

Andrea Rodés: “El progreso que ha hecho China en 30 años es un milagro”

17 Oct

AndreaRodes2Andrea Rodés es la autora de ‘Por China con palillos’. Vivió en Beijing durante la época de las Olimpiadas, y allí ejerció de corresponsal en China del periódico español Público. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por ESADE, completó sus estudios con un posgrado en historia del arte en el Courtauld Institute of Art de Londres. Hasta 2006 compaginó el trabajo en galerías y museos con el periodismo escrito. Esta escritora española está a punto de publicar su nuevo libro, ‘Lejos de Pekín’ (Ed. Columna). Su primera obra, ‘Por China con palillos’, es más que un recorrido por la gastronomía de China, es también un libro de viajes, y un libro para adentrarse en la cultura y en la sociedad china.

“Por China con palillos” es… Un intento de libro literario-periodístico para que el lector español descubra de forma amena la China actual. La verdad es que de libro gastronómico tiene muy poco. No me considero una experta en cocina china. Me gusta mucho comer y creo que la comida china es un buen gancho para descubrir la cultura china.  Al fin y al cabo,  tanto españoles como chinos damos una gran importancia a la comida.  Cada capítulo sucede mientras como  en un restaurante, cantina o antro cochambroso perdido en alguna ciudad del gigante asiático.  Algunas crónicas están escritas en el barrio tibetano de Chengdu, otras  en un barrio de inmigrantes de Pequín, en la frontera con Corea del Norte… En el libro narro comidas e historias muy diversas.

¿Cómo surge la idea de hacer un recorrido por la gastronomía china? Se me ocurrió escribir este libro cuando decidí mudarme a China, a finales de 2006, y al querer documentarme sobre el país me di cuenta que no hay libros en español sobre China, aparte de guías turísticas o aburridos ensayos sobre política. Soy una fan del periodismo literario norteamericano. ¿Por qué en España no triunfa este género? Me encanta por ejemplo Peter Hessler, ex corresponsal del New Yorker en China, que ha publicado tres libros muy recomendables. Mi intención era escribir un libro periodístico que enganche y sea entendible para cualquier tipo de lector, desde mi madre a un premio Nobel. Y utilicé el gancho de la comida por dos motivos: porque a mí me encanta comer, y porque la cocina china es uno de los pocos referentes culturales que tenemos de China en mi país.

El libro nos descubre recetas e ingredientes, pero también hábitos y costumbres en las mesas chinas ¿Cuáles fueron las que más le sorprendieron? El hecho de que el arroz blanco o los fideos –según la zona– sean para ellos como nuestro pan. El orden de los platos. Los europeos llegamos y nos empeñamos en que nos sirvan el arroz primero, cuando se sirve lo último. La comida como un punto de encuentro social. La delicadeza con la que se pueden llegar a usar los palillos…

En China comer es más que un placer. La sociedad china le da gran importancia a la comida ¿Por qué? Pues como en España o en Francia, supongo. La comida es un motivo de encuentro social o familiar. En China también influye supongo que después de décadas de hambre y miseria, ahora quieran recuperar toda su riqueza culinaria y recrearse en la abundancia de comida. La comida llega a ser tan importante que en algunos lugares todavía se saluda con un “ni chi le ma?” (¿has comido ya?) , en lugar de decir “Hola”.

¿La variedad de comida y el interés por pedir el plato correcto pueden ser un aliciente para aprender el idioma? ¿O se puede sobrevivir de otras maneras, como las que aparecen en su libro (desde señalar un plato de la mesa vecina hasta arriesgarse a pedir cualquier plato)? Se puede sobrevivir a base de señalar de la mesa de al lado, pero ¡es arriesgado! Las apariencias engañan. En las ciudades los restaurantes suelen tener fotos, pero no sabes si ese plato de fideos estará bañándose en una salsa de ajo y guindillas que te repetirá toda la tarde…  Aprenderse los platos en chino es un buen aliciente para iniciarse en el idioma. Yo hablo fatal el chino, pero saber decir platos básicos como arroz blanco (mi fan),  arroz frito (chao fan), fideos fritos (chao mian), huevos revueltos con tomate o mi plato favorito, di san xian (sanfaina de patata, pimiento, berenjena), me ha salvado de situaciones complicadas en algunas zonas rurales. Personalmente, soy adicta a la manera de cocinar las verduras en china: salteadas en el wok muy caliente, casi al dente… Y los fideos caseros, sofritos con calabacín, cebolla, berenjena, o cualquier verdura que encuentren, están deliciosos.AndreaRodes1

De los diversos tipos de cocina china, ¿cuál es el preferido de Andrea Rodés? A mí me gusta la cocina de Pekín y del noreste, del Dongbei. Muchos fideos, raviolis y pastas rellenas hechas de trigo. Es una comida bastante sencilla. En Dongbei hacen unas ensaladas buenísimas con brotes de soja, zanahoria, etc.  Soy adicta a los jiaozi, los raviolis rellenos, se comen en toda China. La comida cantonesa y del sur es más sofisticada, pero me cansa más. Y además, en el sur, se lo comen todo: serpiente, pezuñas de pollo al vapor…

¿Y el plato preferido? A parte de los jiaozi, tengo dos: di San Xian (una especie de pisto hecho con patata, berenjena y pimiento) y ganBian Si ShiDou, unas judías verdes larguísimas, fritas hasta que queden muy arrugadas, y salteadas con carne de cerdo picada,  cebolla, una especie de verdura marinada muy rara y pimienta de Sichuan. Mmm

La comida china tiene cierta mala fama en España, ¿a qué cree que se debe? Hasta ahora, la mayoría de la cocina china que se sirve en España son platos cantoneses adaptados al gusto occidental. La  mayoría se pusieron de moda en EEUU: cerdo agridulce, pollo con almendras, arroz tres delicias, rollitos chinos (que en China son una especie de tentempié que se come en la calle)… Aquí el chino está asociado a barato y grasiento. Los chinos en España se han empeñado en ofrecernos estos cuatro platos, sin arriesgar a servir lo que ellos se cocinan para ellos mismos. Yo cuando voy a un restaurante chino siempre pido la “otra” carta, la de los chinos. Siempre hay. Hay que añadir que la situación está cambiando. En Barcelona hay chinos en los que se come muy bien, como la Olla de Sichuan, o el Shanghái.

El choque cultural entre Occidente y Oriente existe ¿Algún consejo para minimizarlo? Ser abierto de mente, no llegar a China con prejuicios ni pensando que Occidente “es mejor”.  La actitud colonialista de algunos expats occidentales es desesperante y vergonzosa. Hay gente que vive en Pekín o Shanghái y se pasa el día quejándose, de que si escupen, de que si huelen a ajo… tonterías diversas. China es un país de 1.300 millones de personas, que empezó a abrirse al mundo hace 30 años. El progreso que han hecho es un milagro.

De los años que vivió en Beijing, ¿cuál es su percepción sobre los cambios y la evolución de China? A nivel tecnológico, urbanista y material, Pekín cambia a una velocidad sorprendente. Vi cada vez más riqueza, más gente saliendo de la miseria, más metros y autobuses. Cuando yo llegué había sólo 3 líneas de metro. Cuatro años después, tienen el doble. Los jóvenes son curiosos, hablan cada vez mejor el inglés, tienen ganas de mejorar. Lo que más me gusta de China es encontrarme tantos “selfmademen” –gente salida de la nada, que con esfuerzo, empeño y ganas de aprender, consiguen hablar idiomas, montar un negocio, etc. Esta capacidad de emprender de los chinos me ha fascinado siempre. Lo que menos me gusta es la costumbre de “no decir no”, el miedo a perder la cara, que en el fondo es pánico a reconocer los errores en público.

¿Hacia dónde cree que camina China? Ni idea. Pero con cada vez más ciudadanos con educación, viajados, que estudian en Occidente, gente con recursos, consciente de sus derechos como individuo y como ciudadano global.

Publicado en Hola China. 29/08/2012

Yakexi, para disfrutar la comida musulmana china

10 Oct

Yakexi01Visto desde fuera, recuerda al clásico restaurante árabe: con un aspecto de templo, muchos dorados y arcos en la entrada. También el olor que llega de la barbacoa que hay en el exterior, donde se hacen unos sabrosos pinchos de cordero a las brasas, traslada nuestro olfato a las cocinas musulmanas. Y es que Yakexi es un restaurante uigur, que nos ofrece una interesante muestra de la comida de la provincia más extensa de China, Xinjiang.

Su carta cuenta con los clásicos de la cocina uigur y evidencia la pasión que tienen por el cordero en esta región ofreciendo diversos platos, sopas y pinchos con mutton como principal ingrediente. Los pinchos especiados son deliciosos, quizá un poco picantes, pero nada que un buen té o una buena cerveza no puedan calmar. Otra buena elección es el plato de cordero con verduras y guindillas rojas. Para los que prefieran otro tipo de carne, también hay pollo y ternera.

Como en la mayor parte de restaurantes chinos, cualquier variedad de chao fan es un acierto. No hay muchos tipos, pero los que tienen, son sabrosos y siempre son un buen acompañamiento para el plato principal.

En cuanto a las verduras, hay dos platos muy recomendables: las judías verdes largas con pimiento picante y el plato de berenjenas, judías, cebolla… De este último se sirve una muy buena ración y es, realmente, exquisita.

Respecto a los platos calientes, hay una especie de sopa con chucrut, algo amarga y con demasiadas especias, que a los que son más entusiastas de la sopa y de los guisos gusta bastante.

Yakexi, como buen restaurante uigur, nos ofrece también un pan tiponaan para complementar nuestra comida. Se puede pedir el naan,calentito, recién traído de la parrilla, o con yogur, para untar la salsa y rebajar los picantes de los demás platos. Además hay una propuesta que a los amantes de la cocina española les podría recordar a la empanada gallega: una especie de naan relleno de carne picada con cebollas y otras verduras. El único “pero” es que es un poquito aceitoso.Yakexirest2

Otro plato interesante es este elaborado con maíz. Es como si se tratara de una pizza hecha solo con maíz y lo sirven ya cortado en las porciones. Es crujiente y está cubierto con un poquito de mayonesa. El sabor es dulce, así que puede servir muy bien como postre.

Afortunadamente la carta está en chino y en inglés, y todos los platos tienen su correspondiente imagen.

¡Ah! Si le apetece cerveza, no dude en probar la cerveza negra. Nada que ver con una pesada Guinness, tiene aspecto de coca-cola y es muy ligerita.

El restaurante tiene dos pisos. El de abajo, con un amplio comedor y con tres espacios semireservados –se puede correr la cortina– suele ser más tranquilo. El de arriba, suele ser el punto de encuentro de cenas de grupo. En este piso hay música en directo y espectáculo de baile.

Dirección: 379 Xikang Road, cerca de Wuding Road // 西康路379号, 近武定路

Parada de metro: Changping Road (Línea 7).

Horario: De lunes a domingo, de 11:30 a 22:00 horas.

Teléfono: 021-6267 3755

Precio: Entre 80 y 200 RMB

Un buen lugar para… cenar en grupo.

Publicado en Hola China. 23/08/2012

Susana Fortes: “Esta novela sobre Robert Capa y Gerda Taro ha sido mi manera de saldar la deuda que España tenía con ellos”

3 Oct

Susana Fortes

La escritora y articulista española Susana Fortes llega a China para presentar, en la Feria Internacional del Libro de Shanghái, su novela ‘Esperando a Robert Capa’, recientemente publicada en chino por Shanghái 99 (‘等待卡帕’). Después de unos días en la capital financiera, viajará a Beijing para seguir su promoción. En Shanghái, hace parada obligada en la Biblioteca Miguel de Cervantes, para satisfacer la curiosidad de hispanófilos, hispanohablantes y seguidores del fotógrafo Robert Capa, que llenan la sala donde Fortes ofrece una conferencia sobre su libro, sus personajes y los pormenores de su trabajo de investigación.

¿De dónde surge su interés por Robert Capa? Por un lado, soy un poco mitómana. Por otro, me he pasado la vida rodeada de periodistas, fotógrafos… Desde pequeñita sentí fascinación por él. Para mí, el siglo XX es un siglo lleno de guerras, en el que aparece el mito fundacional del corresponsal de guerra, una especie de héroe que nos acerca a los conflictos. Así, empecé a coleccionar libros y catálogos sobre Capa. Esta novela era cuestión de tiempo. Le había dado vueltas… pero las buenas historias no se inventan, uno nunca las elige, las tiene delante de los ojos y un buen día, uno se da cuenta.

¿Cuándo lo vio claro? Con el hallazgo de una maleta, en México, con los trabajos de Robert Capa, Gerda Taro y David Seymur. Para la prensa fue como encontrar el Santo Grial. En la maleta, estaba aquella foto de una mujer, dormida en la cama de un hotel, vestida con el pijama de su amante… Era Gerda Taro, la gran desconocida, la amante de Capa. Ella despertó mi deseo de contar esta historia.

SusanaFortes2

‘Esperando a Robert Capa’ no es una biografía. No, no quería escribir una biografía, quería escribir una novela. Soy fiel a fechas, a lugares, a los nombres de los amigos de Capa y de Taro… Hice un extenso trabajo de documentación para ser muy fiel a los personajes. Sin embargo es una novela, por lo que he inventado y construido diálogos, bromas, caricias… Pero tengo la convicción de que ellos se expresarían así.
¿Qué admira de Robert Capa y Gerda Taro? Admiro el valor de los dos. Su coraje. A mí me gustan los valientes. Y ellos lo son. Crecí leyendo historias de Lawrence de Arabia y otros héroes. Me interesa la valentía como material narrativo, este enigma de porqué unas personas son valientes y otras no. Taro y Capa son unos héroes escépticos, con muchas aristas, que se complementaban el uno al otro. Son dos personajes fascinantes. Fueron a España a luchar contra el fascismo y por eso creo que mi país tenía una deuda de honor con ellos. Esta novela es mi manera de saldar esta deuda pendiente.

¿Qué sintió al acabar de escribir esta novela? Un sentimiento ambivalente, es la satisfacción por haber acabado un trabajo pero, a la vez, la pérdida de un mundo en el que has estado viviendo. Un novelista tiene que meterse en la piel de sus personajes. Así, por muchos días, es como si hubieran estado desayunando, comiendo y cenando en mi casa. Y de repente, se corta ese cordón umbilical… y sufres una especie de depresión postparto. Afortunadamente no he llegado a desconectar del libro: lo escribí en 2009 y se ha ido traduciendo a diversos idiomas, por lo que sigo presentándolo y hablando de la historia. ¡Parezco la viuda de Robert Capa!

¿Qué significa para usted que su libro haya sido traducido al chino? Una gran satisfacción. Robert Capa estuvo en China, dando cobertura fotográfica a la guerra entre China y Japón. Por eso me parece muy interesante que se haya traducido al chino, para poder acercar también a los chinos esta historia de amor y de guerra.

Y su novela llegará también a la gran pantalla. Sí, el director de cine Michael Mann compró los derechos. El guión ya está acabado. No sé fechas, pero esperamos poderla ver pronto.SusanaFortes3

¿Siente que hay otros personajes en la historia española con los que su país está en deuda? Sí, pero yo les elegí a ellos. Tenían muchos ingredientes… lo tenían todo. Él era guapo, seductor, un gallito, algo sobrado… En la fotografía era intuitivo. Ella marcó la pauta de sus vidas, era su manager, le enseñó a vivir y le abrió el camino. Taro era muy respetada entre los corresponsales. La historia de ambos está marcada por la fatalidad, una fatalidad que me sorprendió. La suerte les acompañó hasta cierto momento… Durante la Guerra Civil Española, muchos políticos europeos dejaron abandonada a España. En cambio, Capa y Taro, como muchos brigadistas, decidieron venir, luchar y contar lo que pasaba. Por eso los elegí. Pero sí, hay otros músicos, científicos… con los que la historia y el país están en deuda.

Fotos: Enyik Cordovés

Publicado en Hola China. 22/08/2012