‘Hanyu hen nan’

6 May

Sí: ‘Hanyu hen nan’. Es decir, el idioma chino es difícil. Me lo habían comentado algunos amigos que se embarcaron en la aventura de aprenderlo y había leído artículos sobre las dificultades que comporta, pero ahora lo estoy comprobando en primera persona.

El chino, la lengua que encabeza el ranking de los idiomas hablados por un mayor número de personas en el mundo, es la suma de complejidades diversas. En primer lugar, la pronunciación: el chino no se habla, se canta. Existen cuatro tonos (en realidad cinco, pero éste último es el tono neutro y en muchos casos queda excluido del cómputo). El primer tono es agudo y sostenido, en un pentagrama se sitúa en la línea correspondiente al Fa. El segundo tono es también agudo, pero ascendente, en un pentagrama se representa como una subida de un Si a un Fa. El tercer tono es grave, descendente-ascendente, de un Sol a un Re. El cuarto tono, que alguien me calificó como “el tono de enfado”, es un tono descendente, que cae del Fa al Mi de una octava más abajo. Es imposible hablar chino sin cantar, es imposible hacerse entender sin utilizar los tonos. Una misma palabra tiene un significado completamente diferente si se escribe con el primer, el segundo, el tercer o el cuarto tono. El ejemplo clásico es la palabra ma: (primer tono) significa “madre”,(segundo tono) significa “sésamo”, (tercer tono), “caballo” y (cuarto tono), “insultar”. Por ello es tan importante saber entonar las frases porque de ello depende el hacerse entender. Es muy habitual subir a un taxi, dar el nombre de una calle y que el taxista no sepa qué dirección le estás dando. Es entonces el momento de probar con los diferentes tonos. Al acertar, el taxista emite un: “Aaaaaah, blablabla”. Uno piensa: “Sí, exactamente lo que he dicho de 10 maneras diferentes, pero sí. Era fácil de entender”. Sin embargo no, para él no era sencillo. Los tonos son fundamentales porque pueden hacer variar el significado completamente.

La siguiente complicación del lenguaje son los caracteres. Para escribir chino uno debe saber dibujar. Existe un orden correcto para dibujar los trazos del caracter, no se debería hacer de cualquier manera. De aquél que los traza de una manera incorrecta, se dice que responde a cierto grado de analfabetismo. Creo que por primera vez en mi corto aprendizaje de lenguas me encuentro con una lengua en la cual puedo leer algunos caracteres (por lo tanto, leer palabras) pero no escribirlos. Cada carácter tiene su equivalente en pinyin¸el sistema de transcripción fonética del chino mandarín. 你好, en pinyin se escribe “Nihao”. La mayor parte de gente mayor no sabe escribir pinyin, sin embargo es muy habitual entre los jóvenes, sobre todo para poder escribir en los teclados del ordenador y en los móviles.

Aprender chino es un reto. Me recomendaron perseverancia y me alertaron sobre el posible sentimiento de frustración que sentiría al aprender un día una palabra, olvidarla al siguiente, volverla a aprender, volverla a olvidar… Eso sucede, sí, día tras día. Las horas invertidas no se reflejan en el ritmo de aprendizaje, hecho que desalienta. Sin embargo, cualquier pequeño logro (una conversación en el mercado en la que la vendedora entiende lo que le pregunto y en la que logro comprender su respuesta) se valora como una gran victoria. Es la belleza del chino, que su complejidad desespera a la vez que gratifica.

‘Hanyu hen nan’. No es ninguna broma. Me explica el profesor que, de media, es necesario ver, leer, utilizar siete veces una palabra en chino para poderla retener. A veces, muchas más…

Me dieron un dato que me entusiasmó: cuando hablamos castellano, catalán, inglés, francés… utilizamos el lóbulo temporal izquierdo, mientras que cuando hablamos chino activamos el derecho, ya que en él se localiza el centro para procesar las notas musicales. Otro punto a favor del chino, ejercita mi cerebro.

Aprender chino es una aventura, a veces desesperante y frustrante, otras divertida y desafiante. Unas dosis de paciencia, mucha dedicación, tranquilidad ante posibles momentos de desesperación por la incomprensión de una extraña gramática y fuerza para no tirar la toalla son parte de la fórmula para seguir adelante con el aprendizaje de este idioma.

‘Hanyu hen nan’, si pero también ‘Hanyu hen apasionante’.

Advertisements

2 Responses to “‘Hanyu hen nan’”

  1. Àlex May 12, 2012 at 2:32 pm #

    Molts ànims en aquesta aventura del xinès mandarí, estic seguríssim que te’n sortiràs! M’ha encantat l’article 🙂

  2. Meritxell Díaz May 23, 2012 at 2:51 pm #

    Moltes gràcies Àlex! Seguiré esforçant-me per sortir-me’n!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: